El precio justo

¿Recordáis el mítico programa de televisión El Precio Justo? La dinámica era sencilla, ganaba el concursante que adivinaba sin pasarse el precio de un producto. Parece fácil pero establecer cuánto cuesta algo sin pasarse o quedarse corto, tiene más enjundia de la que parece.

¿Cabeza o corazón?

Al fijar precios se toman en cuenta aspectos económicos y aspectos psicológicos tal y como explica Gabriela Duke.

El precio tiene sentido para el cliente siempre y cuando esté relacionado con el valor que él percibe de nuestra oferta.

Valor percibido = calidad percibida en relación al precio

El precio según valor percibido no tiene en cuenta el coste de los componentes del producto, sino el valor asignado por el consumidor a la utilidad que le reporta la satisfacción proporcionada por un bien o servicio. El valor percibido marca el límite superior del precio.

precio justo

¿Qué dice el precio de mi producto?

Un precio alto se asocia, por lo general, a un producto o servicio de calidad. Esta estrategia de precio de prestigio será efectiva siempre que el consumidor perciba de algún modo la superioridad.

Está demostrado que inconscientemente asociamos precios bajos a la falta de calidad pero ¡sin pasarse! Si el consumidor valora poco la satisfacción que le proporcionará un producto, no pagará mucho por él.

¡Yo quiero vender!

Teniendo en cuenta los aspectos psicológicos, ahora interesan los aspectos económicos. Algunas políticas de precios que funcionan:

Rebajas: los carteles de descuento suelen indicar que los precios son bajos para aumentar las ventas. El estudio Low Prices = More Customers? Not Always del Harvard Business School demuestra que usar la palabra “oferta” junto a un  precio puede aumentar la demanda en más del 50 por ciento. Los carteles de venta pueden ser eficaces pero su uso excesivo nos puede restar credibilidad.

Precios que terminan en 9: los precios con terminación en este dígito a menudo indican que hay una rebaja. La respuesta a este indicio de precio es sorprendente. Muchos utilizan las terminaciones 00 para mercancía de precio normal y terminaciones de 99 para artículos rebajados.

Fijación de precios menores en artículos conocidos: se usa en productos que se compran con mucha frecuencia, y en los que los consumidores conocen el precio justo. Los consumidores pensarán que si una tienda ofrece un buen precio por productos comunes con mucha oferta, probablemente ofrece también buenos precios en otros artículos menos habituales. Los vendedores eligen un producto que será el “líder en pérdidas”, que ofrecerán a un precio más bajo para atraer a los clientes a la tienda, con el fin de aumentar el tráfico y generar dinero con las compras de los demás productos.

¿Hay fórmulas mágicas?

No, pero hay ciertas plantillas que te pueden ayudar.

La realidad es que la mayoría de los diseñadores empezáis haciendo cosas para amigos o familiares y cuando queréis dar el salto a algo más serio es como si os diera vergüenza cobrar por nuestras horas de trabajo y esfuerzo. Eso se ha terminado. Recuerda que tú eres la mejor representante de tu marca.

El blog Wasel Wasel tiene una hoja de cálculo muy útil para que este proceso sea rápido y sencillo con varios métodos distintos. Elige el tuyo en función de los costes indirectos o por horas de trabajo.

DESCARGA LA PLANTILLA AQUÍ

Piensa en todas las variables y encuentra el precio justo tanto para ti como para tus compradores.

precio justo

 

Si te ha gustado, guarda este post o compártelo con tus amigos

Creado por Belen Lucas

Escrito por 20.08.2013 a las 11:38.

¿Tienes dudas sobre la página o quieres mejorar tu tienda? ¡Pregúntale!

Deja un comentario

Security Code: